Reequilibrio Energético

Se trata de un masaje muy relajante que actúa a nivel físico, emocional, mental y energético. En esta terapia, unifico todos mis conocimientos sobre distintas técnicas -shiatsu, reiki, polarización energética, chikung CFQ, cantos armónicos, respiración y tacto consciente, entre otras- para conseguir un solo fin: que experimentes lo que eres de verdad.

 

Más que un masaje, es una conexión. Las distintas capas que forman tu ser se alinean e iluminan para que puedas verte tal como eres: un espíritu inmortal consciente teniendo una experiencia física, lo que te dará mucha claridad y enfoque en tu vida personal.

Durante el comienzo del masaje, desde la escucha y un respeto profundo, entro en contacto con tu campo energético para hallar los bloqueos que tengas y ayudarte a liberarlos. Se suele entrar capa por capa. Normalmente, se comienza por la parte más densa, el nivel físico y a medida que se desarrolla la sesión, las otras partes más sutiles se van alcanzando y armonizando. Estas “partes” normalmente están fragmentadas por nuestra historia de traumas y dolores, por lo que nos dificultan alcanzar un estado de paz y armonía interior. 

Nuestro cuerpo es como un baúl. Contiene absolutamente todas las historias experimentadas por el espíritu inmortal que somos. Por esta razón, al trabajar con el cuerpo, es muy fácil acceder a cualquier nivel donde el trauma se haya podido originar. Nuestra existencia física es la oportunidad que tenemos para enmendar cualquier error y sanar cualquier herida desde este valioso momento llamado presente. El masaje de Reequilibrio Energético te brindará la oportunidad de sanación aquí y ahora.

 

“Partes” que se unifican en el masaje

 

Centro Indigo1º La Mente

Al estar relajada, con la ayuda de la respiración y la atención en el cuerpo, aprendes a tomar distancia y así, aunque sea por un momento, dejas de estar dominada por ella, permitiéndote verla tal cual es: una parte más de ti. Y la conviertes en tu amiga. Se pone a trabajar para ti en vez de ser ese “mono loco” que te pincha y te quita la paz. La preparamos para que sea nuestra aliada. Es muy fácil cuando una persona entrenada te guía.

 

 

Centro Indigo2º Las Emociones

Podemos comparar las emociones con el elemento agua. En nuestra cultura, nunca ha sido bien visto mostrar sus emociones, sobre todo para los hombres. Siempre nos han enseñado a controlarlas y a no enseñarlas. Esto es lo mismo que si quisiéramos contener un río o bloquearlo. Puede causar muchos desastres naturales. Las emociones tienen la misma naturaleza que el elemento agua: son fluidas, cambian y se renuevan constantemente… si las dejamos fluir. ¿Qué pasa cuando el agua se queda bloqueada y estancada? Pues empieza a emitir todo tipo de olores desagradables, se convierte en fango y se almacena en ella todo tipo de desechos y de bichos indeseados. Pues, ¡ocurre lo mismo con las emociones! Lo bueno de las emociones es que si las vives en el momento y te permites sentirlas, te darás cuenta de que son totalmente impermanentes y que además, contienen muchísima información sobre la manera correcta de actuar en la vida. En realidad, son nuestra brújula. Lo malo de las emociones es cuando se retienen, no cuando se viven. También te será muy fácil aprender a manejarlas estando en manos de una persona instruida y durante el masaje, aprenderás a conducirlas de manera constructiva y positiva para ti y los demás.

 

3º Cuerpo Etéreo (o Energético)

 Es nuestra parte más sutil. Da fuerza y protección a nuestro cuerpo físico. Equivale a lo que podríamos llamar el aura. Antes de manifestarse en el cuerpo físico, cualquier enfermedad se puede detectar primero en ese nivel. De hecho, cuando se debilita nuestro cuerpo etéreo, estamos mucho más propensos a contraer enfermedades y también a la inversa: si disponemos de un aura fuerte, luminosa y sana, es muy difícil que los ataques exteriores nos puedan afectar o que decaigamos frente a un minúsculo virus.

En este cuerpo es donde encontramos los Chakras, unos órganos sutiles que son puertas de entrada y salida de energía entre lo físico y lo etéreo.


Efectos del Masaje

Una vez que se reequilibran las corrientes sutiles de las cuales estamos formados –nuestro cuerpo no es más que energía condensada–, tenemos la oportunidad de experimentarnos tal como somos y conectar con nuestro ser interior, lo que nos da paz, fuerza y claridad para actuar en nuestra vida diaria con todo nuestro potencial, dejando nuestro cuerpo relajado y libre de tensiones.

 

“El Maestro eminente se guarda de hablar y cuando su obra ha sido consumada y su tarea cumplida, el pueblo dice: Esto viene de mí mismo”. Lao Tse