Acupuntura

Sin efectos secundarios y con la estimulación de determinadas áreas del cuerpo mediante agujas muy finas de un solo uso o moxibustión (aplicando calor), procuraremos tonificar, dispersar o desbloquear la energía vital estancada, activando los propios mecanismos naturales del cuerpo que ayudan al restablecimiento del equilibrio y la salud.

 

Técnica milenaria de medicina Oriental, la eficacia de la acupuntura está reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1979 en el tratamiento de numerosas enfermedades y dolencias. Además incluirá una serie de enfermedades basadas en el desequilibrio de la energía vital (Chi) dentro de la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades, la CIE-11, a partir del 1 de enero de 2022.

Sumado a estos reconocimientos internacionales, el 16 de noviembre del 2010, la UNESCO declaró la acupuntura y la moxibustión Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Según la tradición oriental, el cuerpo humano esta recorrido por canales en los cuales fluye la energía vital (Chi) encargada de dar vitalidad y mantener en funcionamiento a los órganos, tejidos y sistemas biológicos.

Cualquier alteración o desequilibrio causado en este sistema de canales, también denominados meridianos, ya sea por factores externos (humedad, frio, calor, virus, contusiones, etc.) o factores internos (congénitos, disfunciones orgánicas, desequilibrios emocionales o mentales, etc.) propiciara un estado alterado de la salud.